LOS RETOS DEL GENERAL Y EL ALMIRANTE - I - JUAN IBARROLAColumna por Juan Ibarrola 

LOS RETOS DEL GENERAL Y EL ALMIRANTE – I

Cadena de Mando 
Por Juan Ibarrola C. 

He insistido mucho en este espacio sobre lo complejo que resulta decidir quiénes serán los secretarios de defensa y marina en cada cambio de sexenio. Sin lugar a dudas, la llegada de la cuarta transformación, tendría que hacerlo más complicado.

No fue así.

López Obrador mismo expresó lo cómodo que estuvo al inclinarse por el general Luis Crescencio Sandoval y el almirante José Rafael Ojeda.

Específicamente, el anuncio de la designación para muchos, rayó en lo informal, debido a que fue vía Twitter y no de manera presencial en su casa de transición como ha hecho con otras designaciones.

Lo importante en realidad, fue que ya los designó y de ahí comienzan los verdaderos retos.

El general Sandoval, representará más que un cambio generacional en el ejército y fuerza aérea, la posibilidad de que todos los militares demuestren que su naturaleza no debe cambiar bajo ninguna circunstancia, es decir, no son los militares el enemigo a vencer y por mucho, este país cuenta con fuerzas armadas profesionalizadas en todos los aspectos comenzado por el académico.

Para el almirante Ojeda el reto es el mismo, sin embargo, deberá enfrentar también, la necesidad de insistir en la importancia de la protección de mares, litorales, puertos y por supuesto, seguir, al igual que los soldados de tierra y aire, solucionando los terribles problemas de inseguridad que tiene el país.

Los retos del general y el almirante serán con cada uno de los cercanos al nuevo comandante supremo de las fuerzas armadas, ya que demostrado está que son anti-militares y más allá, los considerarán un poder tan real y efectivo, que buscarán “ponerles los tenis”.

La propia designación de ambos, tomó inmediatamente en algunos periodistas y “opinadores”, un sesgo hacia la supuesta derrota de Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón por la elección.

Nada más alejado de la verdad.

Tanto Sandoval como Ojeda, pertenecen a una institución, donde la continuidad, más que normal es necesaria, ya que precisamente de eso se trata la disciplina. Por supuesto que cada quien tiene sus formas y mejores rutas para mandar a sus comandados.

Cada quien imprime un sello personal.

López Obrador sabrá pronto la importancia de contar con dos hombres con las capacidades y habilidades del general Sandoval y el almirante Ojeda. Sobre todo comprobará lo vital que significa la lealtad con honor, la lealtad institucional y por supuesto, la lealtad al presidente.

¿Quién más le ofrecerá eso?

 

¿Más de Cadena de Mando en Milenio Diario?
contacto@cadenademando.com
@elibarrola

 

 

Te puede interesar

Dame tu opinión