LA ESENCIA DEL SOLDADO MEXICANO - JUAN IBARROLAColumna por Juan Ibarrola Noticias 

LA ESENCIA DEL SOLDADO MEXICANO

Cadena de Mando 
Por: Juan Ibarrola C. 

La naturaleza de quienes integran a las fuerzas armadas radica en su lealtad a México.

La disciplina que tienen todos los militares es la base de su doctrina, la que junto con el valor, el deber, el patriotismo y el sacrificio, los convierte en el mejor activo humano de la nación y por supuesto del gobierno en turno.

A un soldado de tierra, mar o aire, no se le puede sustituir por alguien más, a menos de que, ese alguien, reciba años de adiestramiento, educación y adoctrinamiento para que logre cumplir con una función que le brinde los mejores resultados al país.

Los elementos de tropa y marinería, ingresan a filas, no por ser su única opción de vida, más bien, lo hacen convencidos del servicio que le prestarán a su país, mismo que después se convierte en su vida.

En el caso de los oficiales, el servicio es el inicio de su carrera, una vez que egresan del sistema educativo militar y naval. Para ellos, se convierte en el momento de demostrar todo lo aprendido en las aulas y de aprovechar lo que sus comandantes les enseñen en la práctica y el servicio diario.

Para los jefes y capitanes, la motivación es otorgarle al país, una experiencia que a pesar de su juventud, representa positivos que se materializan en una ruta profesional clara y segura, es decir, todos buscan mejorar con el objetivo de ascender y desde otras posiciones de mando servir mejor a México.

Los generales y almirantes, han logrado sus posiciones con la convicción de que la marcha del instituto armado, así como la del servicio entregado durante tantos años al país, es una máxima responsabilidad; es también, ejemplo para sus comandados.

Ojalá, exista la visión de seguir fortaleciéndolos.

Para seguir fortaleciendo a la Nación.

 

Cabo de Guardia.

Cuando toma posesión un secretario de defensa o marina, tienen por lo menos 48 años de servicio en su institución. Sus percepciones económicas se calculan en función de la antigüedad que tienen en el instituto armado.

Si van a ganar menos que el próximo presidente, entonces qué sucederá con toda una vida profesional y personal dedicada al servicio de la Nación, a la que han servido siempre desde el ejército y la marina respectivamente.

Lo mismo sucede con jefes y capitanes, generales y almirantes.

No se puede comparar laboralmente el servicio que prestan los militares con el de los civiles.

Ojalá se entienda.

 

¿Más de Cadena de Mando en Milenio Diario?
contacto@cadenademando.com
@elibarrola

 

 

Te puede interesar

Dame tu opinión