HONOR, DEBER, LEALTAD, PATRIOTISMO - JUAN IBARROLA MILENIOColumna por Juan Ibarrola 

HONOR, DEBER, LEALTAD, PATRIOTISMO

Cadena de Mando
Por: Juan Ibarrola C.

Durante la ceremonia de graduación de la Heroica Escuela Naval Militar, los nuevos guardiamarinas egresan con la convicción de que sus vidas les pertenece a México.

Para los jóvenes oficiales de tierra, mar o aire, el servicio no tiene ningún fin más que el cumplimiento del deber; en el espacio militar no hay aspiraciones políticas ni personales.

Las mujeres y hombres que comienzan su carrera como futuros comandantes, están conscientes de los escenarios políticos, económicos y sociales que les esperan, es decir, no escatimarán, ni mucho menos debilitarán a las instituciones, menos a quienes las integran y por ende a quienes les sirven.

Para los próximos oficiales navales, -como los de tierra y aire- quien gobierne es lo de menos, todos ellos, comprenden bien que la democracia es de una forma, y en nuestro país, fue el pueblo a través de ella, quien se manifestó por el cambio y por ello, entraremos en una nueva era a partir del 1 de diciembre; valdrá la pena dotar también a los jóvenes militares de la esperanza que muchos jóvenes mexicanos tienen en esa nueva realidad, pero también, deberán ser beneficiarios del cambio al que se pretende llevar a México.

Sin duda, el próximo gobierno ya tiene detectada la importancia de la relación con las fuerzas armadas y más allá, la importancia de fortalecerse mutuamente de esta relación.

Para Vidal Soberón, secretario de Marina, en su discurso del día de ayer “la lealtad es un valor supremo”. “Servir a MÉXICO es una misión de honor”

Soberon les reafirmó a los graduados que, “la carrera de las armas es una forma de vida” y aseguró también que, para estos jóvenes marinos, la paz y la justicia es el objetivo común tanto de la sociedad, como de las fuerzas armadas.

Tanto el sistema educativo naval como el militar han logrado crear en los jóvenes que ingresan y egresan de sus aulas, un sentimiento puro y a la vez real de lo que este país necesita.

De verdad es difícil creerlo, pero los jóvenes militares que comienzan la carrera de las armas, en verdad están dispuestos a sacrificarlo todo por su país.

Para los marinos graduados el proyecto de nación no comienza con un nuevo gobierno.

Para todos los jóvenes militares, la responsabilidad de proteger y fortalecer al estado, no tiene comienzo…

Tampoco final.

 

Cabo de Turno.

Nada más coyuntural que el lema de la Heroica Escuela Naval…

“El que ha de reprender, debe ser irreprensible”

 

¿Más de Cadena de Mando en Milenio Diario?
contacto@cadenademando.com
@elibarrola

 

Te puede interesar

Dame tu opinión